spin

Manteniendo la biodiversidad con el turismo

En aras de su propia subsistencia y competitividad, la actividad turística deberá prever una evolución positiva respecto a su incidencia sobre los recursos naturales, la pérdida de biodiversidad y la capacidad de asimilación de los impactos producidos.

El turismo en sus múltiples formas, puede y debe convertirse en una ventana abierta al conocimiento y apreciación de la biodiversidad, el sustento de la vida en el planeta en sus infinitas manifestaciones. Esto implica reconocer la importancia real de la biodiversidad y sus paisajes, incluidos los ámbitos urbanos del turismo, como un activo clave y parte vital de la calidad ambiental y del atractivo para los visitantes.

Para conservar la naturaleza y la diversidad biológica como un recurso principal de las actividades de turismo, incluyendo especies críticas y emblemáticas, deben tomarse todas las medidas necesarias para asegurarse que la integridad de los ecosistemas y hábitats sean siempre respetados.

Es preciso avanzar hacia una visión ecosistémica del turismo, reduciendo su huella ecológica y considerando los servicios y productos suministrados por los propios ecosistemas. Ello implica adoptar enfoques innovadores que tengan en cuenta estas dimensiones en el desarrollo del turismo, su planificación y gestión.

Las operaciones turísticas pueden contribuir directa o indirectamente a la conservación la diversidad biológica, lo que obliga a todas las partes implicadas a conocer los verdaderos costes, impactos y beneficios de las actividades turísticas en relación a la biodiversidad.

En el mundo actual se necesitan modelos de excelencia y de referencia como las Reservas de Biosfera de la UNESCO o la red Natura 2000, capaces de inspirar la alianza efectiva entre biodiversidad y turismo. Son modelos que también expresan los beneficios de las áreas protegidas más allá de sus fronteras.

2015 © Sustainable Tourism +20 | CONTACTO
Shares
Share This